Blogia
El Sillón Bol

Goles tontos

El primer partido del siglo XXI viene con una previa calentita. Tras el set que le metió el Madrid al Albacete y la derrota culé en el antiguo Villamarín hacen que el próximo Barça-Madrid comience a echar humo. Aunque antes los internacionales volarán con sus respectivas selecciones y dejaran la cancha de entrenamiento como un solar y con algún lesionado viendo el match por las autonómicas.

La verdad es que el Madrid se topó con un conjunto manchego más dulcinea que nunca y el Barcelona con un Betis afortunado que le hizo hincar la rodilla e inocular el olvidado virus de la madriditis. ¡Qué vienen los blancos!

Sin embargo, esta jornada pasará a la historia como la de los goles tontos. Creo que es difícil que volvamos a ver que en un mismo encuentro, como el Numancia-Sevilla, que todos los goles sean candidatos a zapings, batidoras y demás programas resumen de lo paranormal.

El gol inicial del Sevilla fue gracias a que el portero numantino Juanma emuló a Higuita dentro del área pequeña y en un alarde de exquisita técnica individual (estilo Rocky Liceranzu) le regaló el balón al delantero hispalense, que flipó ante tanta generosidad del portero Cáritas del Numancia. Gracias quilló.
Después vendría el empate del conjunto soriano merced a un despeje de puños que el arquero Esteban mandó velozmente al techo de la portería. El cancerbero sevillista parecía Mazinger Z. !Puños fuera!

Y el no va más fue cuando el defensa numantino Antonio pegó un patadón de 68,5 metros para defender el empate, y por esas extrañas causas de los vídeos de primera, el esférico dio un bote de globo tenístico, a continuación el helador viento mesetario y el error de cálculo de Esteban hicieron el resto. Menos mal que no le he cogido para la Liga Fantástica a este muchacho.

Me cuentan que al Mono Montoya le han metido dos goles seguidos desde medio campo por jugar adelantado con el Independiente de Avellaneda. Apuesto a que le endiñarán el tercero. Estos porteros shows son así. O no se acuerdan de aquel gol que le metió nuestro Goiko con la Real al albardado de Chilavert sacando de medio campo. Antes el portero paraguayo, que le gustaba tirar las faltas y los penaltis, había metido uno de ellos y se dedicó a celebrar el gol ante la afición ligalla en la Romareda; mientras se extasiaba ante el público maño y bajaba a la portería, la Real sacó rápido de centro y Goiko empaló un disparo que pilló a Chilavert saludando a la afición y con gesto incrédulo contempló como el balón le sobrepasaba directo al fondo de sus redes.

En fin, que el sábado nos espera un Barça-Madird donde daríamos unos euros por ver una boñiga de este calado entre tanto glamour y humo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

tonto del beti -

yo soy el mas tono del betis

Jose -

guay

Anónimo -

ujyh

Anónimo -

adiel -

esta chido todo lo k hicieron

jose -

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres