Blogia
El Sillón Bol

Regreso al Sillón Bol

Que mejor ocasión que regresar al Sillón Bol con la jornada que aconteció el domingo. La televisión echó humo. Sirva a todos ustedes como lo viví yo cronológicamente tirado en mi sofa.
Como es habitual el chaval no tuvo piedad y las siete de la mañana me despertó. Me acordé de repente que las motos estaban enchufadas desde Malasia. Así que conecté con el soso de Miguel Ángel Roselló y me vi el dos y medio con el dominio de Stoner y la decepción por la caída de Pedrosa, más tarde contemplé como las Ducati se imponían en GP y como el doctor Rossi se proclamaba campeon del mundo sin despeinarse y sin rivales (el amigo Sete, una vez más, beso el asafalto).

Sabiendo como venía la tarde de Sillón Bol, dediqué unas horas a la familia. Eso si, desde las 10:30 tenía puesto Eurosport para seguir el mundial de ciclismo. Después de comer me enfrasqué en las estrategias txirrindularis y me fijé en la cantidad de obras que hay en Madirid. De fondo oía a mi amigo Juan Mari Guajardo narrando el campeonato desde la Castellana. Y sucedió que cuando nadie daba un duro por Alejandro Valverde, el chaval del Islas Baleares consigue la plata detrás de un inconmensurabel Tom Boonen. La escuadra azurra todavía busca las explicaciones de por qué no ha conseguido medallas con Petacchi y con Bettini.
Tras el ciclismo, breves minutos de atención al tenis a ver si Ferrero volvía a giñarla. No fue así y España se mantiene en el Grupo Mundial de la Davis.
Me tomé un respiro y bajé al bar a tomar un café y oír qué decián los parroquianos del pay per view: Osasuna ganaba sin presión y en el Madrid tres payasos hacían la cucaracha.
Sobre las seis volví al sillón para ver el tercer y cuarto puesto del Eurobasket. Enseguida me di cuenta, que los saltimbanquis franceses, como los llamaba Pedro Barthe, nos darían para el pelo. Entre canasta y canasta gabacha hacía zapping hasta el Adarraga para comprobar que Titín y Goñi III no iban a tener piedad de Olaizola I y Beloki en la final de los sanmateos.
Unos minutos antes de las siete conecté con Telecinco para ver la previa del momento esperado del día. Que si llovía en Sao Paulo, que si no, etc. Semáforo en verde, cruzamos los dedos. Vemos que Montoya no arrolla a Alonso tras la salida lanzada con el Coche de Seguridad y respiramos. Estamos seguros que Alonso gana hoy el Mundial. Prestamos atención a lo que dicen los entendidos sobre la estrategia de las paradas en boxes y seguimos tranquilos. A eso de las ocoho y media certificamos que el asturiano es campeón y que a España le han caído 30 de diferencia en Belgrado.
Llega el vendaval Alonso en la tele y aprovechamos para preparar la cena antes de que empiece la final del Eurobasket. Me alegro por Yannakis (al único griego que conocía de todo el plante). Los helenos ya son campeones de fútbol y de baloncesto. ¡Manda cojones!
De los goles de la jornada ni hablamos. La familia hasta el miércoles no me dirige la palabra.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

multiplica -

Hola.
No encontramos tu mail de contacto en el blog, estamos interesados en poner publicidad en tu blog.
Por favor contacta con nosotros en publicidad@multiplica.com
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres